Música e Internet: evolución paralela

Música e Internet: evolución paralela

En 1969 se estableció la primera conexión entre computadoras (Arpanet) situadas en tres universidades estadounidenses. Fue el comienzo de lo que ahora conocemos como Internet.

La música, y los soportes de reproducción musical habían cambiado mucho desde el fonógrafo de Edison (1877). Sin embargo, la aparición de Internet favoreció un desarrollo tecnológico frenético, también en la música.

El Walkman (1979), el Compact Disc (1980), el Discman (1984), la Cinta de Audio Digital DAT (1987), el Digital Compact Cassete (1992), el Minidisc (1992) y el Mp3 (1995) fueron las diferentes innovaciones 1.0, por asemejarlo al desarrollo de la World Wide Web, que permitieron cambiar la forma de consumo del contenido musical.

Evolucion equipos de reproducción musical |Música

.mp3: un formato musical revolucionario

Sin duda, la aparición del formato .mp3, que logra una mayor compresión de los archivos de audio con una leve pérdida en la calidad, ha favorecido sobremanera la distribución de la música a través de Internet.

Los grupos norteamericanos de rock Creed e Incubus fueron los primeros en subir de forma gratuita a Internet sus canciones con una calidad similar a la del CD. Era el año 1997 y la industria musical empezaba su gran transformación.

La distribución musical se hacía mucho más fácil gracias a internet: menores costes de almacenamiento, un catálogo cada vez más amplio o la comodidad de acceder desde cualquier parte del mundo a la música, fueron aspectos clave que las grandes discográficas y distribuidoras (EMI, Warner, Universal, Sony…) aprovecharon para tomar la iniciativa y ponerse a la cabeza en el negocio de música online, con la intención de no perder su posición de privilegio. MusicNet (EMI, Warner, BMG y Real Networks) en abril de 2001 y Pressplay (Universal, Sony, Microsoft y Yahoo) en diciembre del mismo año, fueron las primeras plataformas de comercialización de música por internet, aunque no tuvieron mucho éxito.

Sin embargo, los programas P2P, como eMule (2002), que permitían intercambiar información (incluidos archivos musicales) entre varios ordenadores, lograron un gran éxito. Estos programas de intercambio de archivos se fundamentan, al igual que internet en sí mismo, en las pequeñas aportaciones de muchas personas.

¡Aprende a promocionar tu proyecto musical!

ebook-marketing-musical

7 claves del marketing musical

Descarga GRATIS ahora mi ebook 7 claves del marketing musical y descubre cómo promocionar tu proyecto musical.

user
envelope

Hasta ese momento la información había tenido un sentido unidireccional, el artista colgaba una canción en su página web y el usuario consumía ese contenido, sin embargo, con el intercambio P2P y el desarrollo de la web 2.0, el usuario empieza a interactuar con otros usuarios y con los propios artistas, convirtiendo ésta en una relación bidireccional.

Una nueva plataforma de contenidos musicales vio la luz en 2003 y llegó para quedarse en el mercado hasta nuestros días. Se trata de iTunes, el reproductor de medios y tienda de contenidos multimedia desarrollada por Apple.

La mejora en las infraestructuras técnicas y el desarrollo de las conexiones a internet de banda ancha favorecieron el uso del streaming. Este servicio, que se había utilizado en el ámbito musical por primera vez en 1993 con un concierto de SevereTire Damage, había estado muy limitado en el uso doméstico hasta principios del nuevo siglo.

Redes Sociales y Música

La facilidad en la copia digital de música provocó que, tanto artistas como discográficas, tuvieran que replantearse su posición en la cadena de valor. Con la llegada de la red social Myspace (agosto de 2003), los músicos empezaron otra carrera, la de promocionar su propia música. Ahora el público podía acceder a miles de canciones con un solo clic y elegía lo que más le gustaba de entre una gran variedad. Los cazatalentos dejaron de pasear por los bares y una gran masa crítica empezó a ejercer ese papel favoreciendo que grupos como Artic Monkeys o cantantes como Lilly Allen o Mika, saltasen a la fama gracias al éxito de sus canciones en Myspace.

Este nuevo sistema permitió a los artistas obtener más oportunidades para darse a conocer y crear una comunidad de seguidores que terminarían asistiendo a sus conciertos.

La revolución de las redes sociales (Facebook, 2004; Youtube, 2005; Twitter, 2006; Souncloud, 2007; Spotify, 2008) ha permitido que usuarios de todas partes del mundo estén conectados y puedan relacionarse de una forma rápida y cómoda.

El modelo en el que el internauta únicamente era un mero consumidor de contenidos deja de tener sentido, también en el mundo de la música. Ahora el usuario también tiene la capacidad de crearlos: fotos, videos, comentarios, artículos en blogs…

Este proceso de creación colaborativa lo han sabido aprovechar algunos artistas para establecer vínculos emocionales con su público permitiéndoles participar en la elección de la portada de su nuevo disco, creando la letra de alguna de sus canciones o sintiéndose especiales por poder disfrutar de un nuevo tema antes que nadie.

La música en tu bolsillo

Hoy en día, con los smartphones y las tablets en pleno apogeo, es más fácil que nunca tener acceso (gratuito o de pago) a cualquier tipo de música y parece que los músicos están empezando a entender la importancia que tiene conectar con su audiencia y escuchar su opinión, y están empezando a trazar estrategias para conseguir sus objetivos.

Por su parte, las principales empresas de venta de entradas y las plataformas de distribución de música en streaming van más allá y ya están recopilando datos sobre los gustos musicales y hábitos de consumo de música con el fin de obtener información que, analizada correctamente, puede ser muy valiosa para los organizadores de conciertos y para las propias agrupaciones musicales.

La geolocalización juega aquí un papel muy importante, pues si, por ejemplo, desde la ciudad de Valencia hay un gran número de personas que escuchan frecuentemente las canciones de un determinado grupo, sería lógico organizar un concierto de dicho grupo en esa ciudad, ya que tendría el éxito casi asegurado.

El futuro de la música en internet

Este apartado quiero que lo rellenes tú en los comentarios (que yo ya me he enrollado bastante) 😉

¿Cómo crees que va a evolucionar la música en los próximos años? ¿Será posible ver cualquier concierto desde tu smartphone? ¿Qué piensas que deben hacer los artistas para destacar?

Ahora te toca a ti.

 Imagen de cabecera Rafael Poveda

Miguel Galdón
miguel.galdon.perez@gmail.com

Soy una persona inquieta, en busca de nuevos retos y proyectos que me ayuden a desarrollarme como profesional. ¿Charlamos?

No Comments

Post A Comment