Música clásica... ¿para músicos? | miguel galdón
3168
post-template-default,single,single-post,postid-3168,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Música clásica… ¿para músicos?

Música clásica… ¿para músicos?

Seamos honestos.

¿Cuántos conciertos de música clásica se han celebrado el último mes en tu ciudad?

Te recuerdo que los conciertos de cámara también cuentan…

¿A cuántos has asistido?

¿Sólo?

Tenemos un problema.

7-claves-del-marketing-musical-Portada-Ebook

DESCARGA AHORA 7 CLAVES DEL MARKETING MUSICAL GRATIS

¿Quién asiste a los conciertos de música clásica?

Si eres músico y he conseguido sacarte un poco los colores significa que nosotros, los músicos, no somos los principales consumidores de los conciertos de música clásica. Como dice el refrán: en casa del herrero, cuchillo de palo.

Pero entonces… ¿quién es nuestro público?

Según la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales de 2011 (la próxima se espera para 2015) el público que asiste principalmente a los conciertos de música clásica se sitúa en la franja entre 45 y 74 años de edad.

Si segmentamos por nivel de estudios vemos que a mayor formación, mayor interés por la música clásica. Quizá esto último concuerda con un estudio de Virgil Griffith que clasifica a los jóvenes estadounidenses en función de sus gustos musicales y su coeficiente intelectual. ¿Adivináis a quién escuchan los más inteligentes?

Estos datos empiezan a hacernos vislumbrar el perfil del público de los conciertos de música clásica, pero también tenemos una componente social. Un concierto es un evento social y hay un sector de nuestro público que asiste, como vulgarmente se dice, ‘a lucir palmito’.

Estos datos pueden resultar alarmantes ya que la alta media de edad puede provocar una considerable falta de público en los próximos años, pero a estos datos tenemos que añadir que el 45,4% de los conciertos son gratuitos (según la SGAE). Menudo mazazo.

Y si hay tantos conciertos gratuitos, ¿por qué no conseguimos captar nuevos públicos?

Ya no existe la excusa de que la música clásica es cara…

¿Qué está pasando?

La renovación del público

Ha llegado el momento del cambio. En realidad llegó hace mucho tiempo, pero hemos mirado hacia otro lado para no verle las orejas al lobo. ¡Es hora de reaccionar! 

El tema de la renovación del público se abordó profundamente en la IV Conferencia de Marketing de las Artes y se expusieron puntos de vista muy interesantes como los de Alan Brown (descarga la presentación) y Greg Sandow (artículo de su blog sobre la conferencia). Como dice Greg, ‘es el momento de unirse al resto del mundo’.

Y es cierto. ¡Es necesario que dejemos de mirarnos el obligo! La música clásica no es para músicos, es para todos los públicos. La música clásica es un lenguaje de comunicación entre el intérprete y el público. Nuestro canal de comunicación, el concierto, debe reunir una serie de características para que la comunicación surja efecto. Y estas características son variables. Tenemos que adaptarnos a la realidad de cada momento.

Llegar a un nuevo público implica cambiar las reglas preestablecidas.

Al menos cuestionarlas.

¿Por qué no hacemos conciertos de una hora? ¿Por qué no permitimos utilizar el móvil para hacer fotos o tuitear durante el concierto? ¿Por qué no estudiamos las reacciones del público para ofrecerle experiencias únicas? ¿Por qué no se puede aplaudir entre movimientos?

Debemos hacernos preguntas. A partir de ahí podemos empezar a trabajar.

Casos de éxito

Orchestra of the Age of Enlightenment – The Night Shift New World Symphony – PULSE   Formatos diferentes a los habituales para un público diferente al habitual. ¿Crees que es posible que gente que nunca ha asistido a un concierto de música clásica lo haga con estos nuevos formatos? ¿Se implantará pronto en España? Comparte la reflexión para que otros también puedan aprovecharla. ¡Gracias!

Foto: xava du

Miguel Galdón
miguel.galdon.perez@gmail.com

Soy una persona inquieta, en busca de nuevos retos y proyectos que me ayuden a desarrollarme como profesional. ¿Charlamos?

3 Comments
  • Mario
    Posted at 11:58h, 05 noviembre Responder

    Estupendo artículo Miguel.

    Este es un tema muy presente desde hace tiempo fuera de nuestras fronteras. En Alemania han escrito un libro en el ámbito de la investigación donde cuya tesis es que el problema no es la música en sí misma, sino su forma de representación. Se llama “Das Konzert”

    http://www.amazon.de/Das-Konzert-Neue-Auff%C3%BChrungskonzepte-klassische/dp/383761087X

    El concierto de música clásica tiene mucho de ritual y los jóvenes en general no se sienten como parte de ese evento social. Por eso el tocar música clásica en clubs, con otra ropa, en otro contexto y con otras reglas funciona mucho mejor.

    A la gente la música de calidad le gusta si está alineada con una estética que les resulte atractiva.

    El reto en cualquier caso es conservar la audiencia de más edad y al mismo tiempo atraer público joven.

    En esta entrada del blog hablo por ejemplo del Festival de Esslingen donde hacen cosas estupendas en este sentido:

    http://blog.emusicarte.es/10-ejemplos-de-musicos-emprendedores-2/

    Una gran tarea la que tenemos los músicos por delante.

    Un saludo!

    • miguelgaldon
      Posted at 12:07h, 05 noviembre Responder

      Muchas gracias por tu comentario Mario. Está claro que es una tarea pendiente y precisamente por eso tenemos que incidir en este tema y no mirar hacia otro lado. Los ejemplos que citas en vuestro blog son realmente un modelo a seguir.
      Seguro que en poco tiempo aparecen en España más proyectos que buscan conectar con un nuevo público.

      Un saludo,

      Miguel

  • Ser músico, el miedo a ser juzgado - miguel galdónmiguel galdón
    Posted at 10:01h, 02 noviembre Responder

    […] Es un matiz muy sutil, pero la predisposición a disfrutar de la música hace que nos lo pasemos mejor en un concierto, al menos eso es lo que me ocurre a mí. Quizá por eso los músicos no vamos a los conciertos… […]

Post A Comment